Nueva fase de Minera Tres Valles: rajo abierto reiniciará operación en enero y está próxima a cerrar licitaciones para yacimiento subterráneo

0
53

En conversación con el gerente General de la empresa, Luis Vega, la empresa se propone recobrar su producción normal de 7 mil toneladas de cobre fino al año. Hoy, funciona a un tercio de su capacidad.

Luis Vega Muñoz, gerente general de Minera Tres Valles.

Son nuevos aires para Minera Tres Valles. El 25 de agosto culminó su proceso de reorganización judicial con una adhesión del 98% de sus acreedores –ver nota relacionada– y se aproxima a enfrentar dos hitos más que darán continuidad operacional a la cuprífera por los siguientes años: cerrará las licitaciones con los contratistas para levantar el yacimiento subterráneo Papomono e iniciará la operación del rajo abierto “San Gabriel”.
En el complejo se estima que alcanzará un peak de 800 personas contratadas.
Según el gerente General de Minera Tres Valles, Luis Vega, el 70% de la mano de obra corresponden a trabajadores de la zona, específicamente de Salamanca e Illapel. Sus proveedores también proceden de ambas comunas y la provincia (Choapa), “por lo tanto el impacto que tenemos en la comunidad circundante es alto… por eso el gran apoyo de la compañía para seguir operando”. “Nos consideramos insertos en la comunidad. Nuestra política es ser un vecino más en este valle”, agrega.

ALTA PUREZA
Minera Tres Valles es un proyecto minero productor de cobre de alta pureza, localizado entre las comunas anteriormente mencionadas. El 100% de esa producción va al mercado internacional, a través de traders (inversor que opera en los mercados externos) que derivan la producción, de acuerdo a las condiciones del mercado. “En líneas generales, creo que más de la mitad de la producción se va a China y Asia”, sostiene.
Los envíos se realizan, generalmente, por el puerto de San Antonio.
La faena tiene una capacidad de producción de cátodos de cobre de alta calidad, en torno a 7 mil toneladas de cobre fino al año. Hoy, sin embargo, su manufactura está a un tercio de su capacidad.

San Gabriel y Papomono
Producto de circunstancias del mercado, la empresa realizó una detención de las operaciones a principios de año, en enero. Hoy, la expectativa es llegar al reinicio de la operación del rajo abierto “Don Gabriel”, que partiría durante enero del 2021.
La inversión de esta faena involucró los US$7 millones, gasto ejecutado mayormente el año pasado. Sin embargo, para retomar la operación, se está próximo a cerrar las licitaciones de obras que permitan, a través de contratistas, sumar a los trabajadores que mayormente se desempeñarán en el lugar, proceso que debería producirse las próximas semanas.
Paralelamente, este mes parte el desarrollo del proyecto Papomono, con una inversión de US$12 millones que tiene como propósito levantar un método de explotación subterránea, muy usado en grandes compañías como Codelco, dice Vega, que generará valor a costos bajos.
“Nosotros, en diciembre del año pasado habíamos logrado cerrar un financiamiento internacional por US$45 millones. Ahora, producto de esta reorganización, a este segmento se lograron un fondo adicional, de los cuales US$5 millones son entregados por los financistas internacionales, y US$10 millones los entrega nuestro accionista mayoritario, que es la compañía canadiense SRHI INC, el cual posee el 70% de la compañía”, complementa.

Requerimientos de agua
El estrés hídrico de la región de Coquimbo es una constante presión de las empresas mineras para conseguir el agua suficiente que permita cubrir sus procesos productivos. Minera Tres Valles posee los derechos de agua necesarios para operar. Vega, asegura que “la faena es conocida por su bajo consumo de agua, porque una faena de lixiviación consume, probablemente, la mitad que otras faenas tienen otros procesos”.
Y si bien el año pasado las precipitaciones estuvieron bajo lo normal, las lluvias del 2020 son “suficientes” para funcionar sin problemas durante todo el 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here