Gremio constructor reincorpora 7 mil trabajadores en la región post cuarentena

0
27

Luego que Gobierno se negara a declarar a la construcción como una actividad esencial, la Cámara Chilena de la Construcción ha perfeccionado protocolo sanitario con autoridades políticas e instituciones públicas para mantener el dinamismo, pese a las magras cifras de desempleo locales.

El Presidente de Cámara Chilena de la Construcción, sede La Serena, Sergio Quilodrán, estima que durante las próximas semanas se irán incorporando unos 7 mil trabajadores del rubro que debieron parar sus actividades durante el periodo de cuarentena, que afectó a las comunas de La Serena, Coquimbo y Ovalle, ésta última ingresará a Fase 2 a contar de mañana.
Según Quilodrán, las 7 mil personas proceden de los 56 proyectos, adscritos al gremio, que paralizaron durante dos meses (agosto y septiembre) producto de la emergencia sanitaria, aspecto no menor considerando que el desempleo actual en la región de Coquimbo alcanzó la segunda tasa más alta del país con un 15,8%, durante el trimestre junio-agosto, solo superada por la región de Los Ríos.
“Efectivamente fueron 56 obras que tuvieron que detener su actividad y ahora al pasar a Fase 2 tienen que reiniciar sus trabajos. Algunas empresas están muy robustas en cuanto a la aplicación los protocolos porque nos estamos preparando para que más de 7 mil trabajadores que estaban suspendidos, se puedan reintegrar. El objetivo es demostrar que podemos trabajar y recuperar el empleo que necesitamos”, subraya Quilodrán.
La idea es que el desconfinamiento tampoco afecte al sector y demostrar que la construcción puede ser funcional ante un aumento de casos, además de evitar volver a un periodo de enclaustramiento total. Por ello, desde el inicio de la pandemia, lel gremio consideró la incorporación de un protocolo, e intercedió para que el Gobierno declarara a la actividad como esencial en zonas de cuarentena. Sin embargo, el Ejecutivo omitió dicha consideración, y transformaron el protocolo en un modelo de gestión sanitario. Actualmente está en la versión 4.0.
“Ha pasado a ser un piloto para el gremio, las empresas, los trabajadores y quienes conviven día a día. Esta es la base. Quiero destacar cada una de las gestiones que hemos realizado con las autoridades regionales, sectoriales, comunales, parlamentarias, incluso y alcaldes, para transformar a la construcción en una actividad segura”, precisa el líder gremial.
Según Quilodrán, el rubro ha venido demostrando y midiendo que el contagio al interior es prácticamente inexistente. En las mediciones que hizo la Mutual de Seguridad, existe un promedio de 1 entre 9.200 trabajadores que adquiere el virus en las faenas u oficinas de las empresas constructoras.
Por ello, durante estas semanas, y desde que La Serena y Coquimbo salieron de cuarentena, han sostenido reuniones con los miembros del Consejo Regional de Coquimbo, los alcaldes Roberto Jacob, Marcelo Pereira y Claudio Rentería, La Serena, Coquimbo y Ovalle, respectivamente; además de los parlamentarios Matías Walker (DC); Daniel Núñez (PC) y Sergio Gahona (UDI).
Rafael Vera, alcalde de Vicuña y presidente de la Asociación de Municipios en la región de Coquimbo también fue incluido en las tratativas. Esto pues, a su juicio, el protocolo no solo garantiza la seguridad en las obras, sino constriñe un cambio conductual en los trabajadores.
Disminuir la “permisología”

Si bien Quilodrán celebró que el Ejecutivo expandiera el presupuesto a casi un 15% para las regiones, agrega que se deben buscar mecanismos para evitar la permisología que siguen a la materialización de proyectos en obras públicas.
A su juicio, puede existir una fase de 7 o 9 años para iniciar un proyecto de construcción, desde el periodo de prefactibilidad, factibilidad, tipo de diseño, obtención de la Resolución Satisfactoria (RS) otorgada por el Ministerio de Desarrollo Social (Mideso); llamado a licitación u otras aprobaciones, inicio de construcción hasta su entrega, por nombrar algunas.
Ello sin considerar el levantamiento que realizaron los socios del gremio en cuarentena, donde existen iniciativas por unas 5 millones de UF en proyectos, principalmente radicadas en el ámbito privado, ligadas al retail.
“Hay procedimientos que deben estandarizarse (…) Hoy lo que amerita es flexibilizar aquellos procesos que son complejos, engorrosos y demoran la inversión. Hablemos de Dirección de Obras Municipales, notarias, conservador de bienes raíces, y creemos que a través de decretos, transitorios, nos van a permitir trabajar de manera inmediata”, sentencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here