El accidentado mapa de los siete laboratorios proyectados para detectar covid-19 en la región

Publicado bajo: Destacadas,Economía y Desarrollo |

Salvo el caso del recinto implementado por el Ceaza y la construcción de un laboratorio en Illapel, los distintos recintos trazados han sufrido problemas en su implementación y operación, dificultades entre encargados y autoridades, y proyectos que aún la ciudadanía espera que se materialicen.

1279 - 10-15Una batería de laboratorios para detectar el covid-19 fue comprometido a través de diversos entes públicos y privados de la región de Coquimbo, sin embargo a más de siete semanas de los primeros dos casos detectados con coronavirus, aún existen problemas en la ejecución de algunos recintos que alarga la espera en la entrega de muestras y los pacientes.
Pero demostrar una ejecución de proyectos era la respuesta más urgente en tiempos de pandemia, pues la región no contaba con un laboratorio para procesar los test de covid-19.
A raíz del problema que presentó el laboratorio biomolecular de Ovalle esta semana, existe un total de 400 muestras atrasadas, aplicación de nuevas muestras a casos sospechosos y la derivación de test a las regiones de Valparaíso y Santiago, incluso a recintos privados. La información fue largamente explicada tanto por la intendenta de Coquimbo, Lucía Pinto, el director del Servicio de Salud, Claudio Arriagada y el Seremi de Salud, Alejandro García.

¿Cómo avanza el complicado mapa de los laboratorios comprometidos?
Con una falla en el equipo de extracción automática, el laboratorio de Ovalle es el principal recinto público de la red. Sin embargo, su plena implementación se apresuró con el traslado del hospital de Ovalle a sus nuevas dependencias; la derivación de exámenes a otros puntos del país y la propia llegada de la pandemia, entre otras. 100% operativo, este recinto posee una capacidad para procesar 150 muestras diarias.
No exento de polémicas estuvo el laboratorio que alberga la Facultad de Medicina de la Universidad Católica del Norte (UCN) que a fines de abril comenzó su funcionamiento, gracias a un convenio firmado entre esa casa de estudios y el Servicio de Salud de Coquimbo. Y es que luego de invertir 100 millones de pesos y estando plenamente operativo, las autoridades de salud declinaban enviar muestras por un costo extra de 25 mil pesos por resultado, lo que obligó al Gobierno Regional optar por el existente en el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza) y al hospital San Camilo, en la V Región.
Justamente, el laboratorio de diagnóstico del CEAZA está a cargo de profesionales del Servicio de Salud Coquimbo y suma 50 test a los más de 100 que ya se realizan en la Región. Según explica Carlos Olavarría, director del Ceza, existe además un esfuerzo que permitirá a la institución colaborar con las autoridades regionales en la toma de decisión y gestión de una problemática prioritaria para el país, junto con darle consistencia a las declaraciones de la corporación científica.

Otro laboratorio que se espera habilitar está también en la UCN y se integraría a la Red Pública de Laboratorios Universitarios para diagnóstico COVID-19 en Coquimbo. Se trata del laboratorio de Fisiología y Genética Marina (FIGEMA) administrado por la Facultad de Ciencias del Mar de la de esa casa de estudios, que trabajará en alianza con el existente en el Ceaza. Se espera que el recinto reciba fondos del Ministerio de Ciencias, Tecnología, Innovación y Conocimiento, organismo que aprobó un fondo de $1.500 millones para apoyar el diagnóstico del coronavirus en la Red Pública de Laboratorios Universitarios.
“Este es un laboratorio de avanzada que trabaja a nivel de biología molecular en otras áreas de investigación, pero qué mejor oportunidad que esta, porque ellos tienen la experiencia para hacer este tipo de análisis, luego de obtener los permisos del Servicio de Salud y de la Seremi”, acotó el decano de la Facultad, Juan Macchiavello.

Por su parte, a fines de este mes, se espera que comience a funcionar el laboratorio del Hospital de Illapel que considera 76 m2, cuyas obras están a cargo por la empresa local D&D Ingenieros Ltda. Esta iniciativa cuenta con aportes privados, específicamente de Minera Los Pelambres. Alejandra Medina, gerente de Asuntos Públicos de la empresa, precisó que “uno de los primeros requerimientos que se analizaron en nuestras instancias público-privadas fue contar con equipos para la detección temprana del coronavirus y, a partir de ello, también tener la habilitación para su funcionamiento”. Este lugar tomará las muestras de Salamanca, Los Vilos, Illapel y Canela, las que actualmente se trasladan hasta el Hospital San Camilo.

Según el Servicio de Salud Coquimbo, existen otros dos laboratorios que también podrían ver la luz durante los próximos meses, tal es el caso del uno para el hospital San Juan de Dios de La Serena que también cuenta con financiamiento de Minera Los Pelambres, luego que la empresa cuprífera dispusiera de US$6 millones para equipamiento en las regiones de Antofagasta y Coquimbo, además de otras medidas.
Un último recinto, según fuentes del Ministerio de Salud, estaría proyectado en las dependencias del hospital San Pablo de Coquimbo.

Los siete (+1). 

Proyectados o en proceso:
1.- Ex Hospital de Ovalle.
2.- Facultad de Medicina UCN (con aporte UCN y proyecto Dominga)
3.- CEAZA La Serena
4.- Fisiología y Genética Marina (FIGEMA) UCN-CEAZA
5.- Hospital de Illapel (con aporte Minera Pelambres)
6.- Hospital de La Serena (con aporte Minera Los Pelambres)
7.- Hospital de Coquimbo (S. Salud)
– ULS (Con apoyo CMP)

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *