Eduardo Soto, CChC – La Serena: Gremio constructor admite preocupación por eventual paralización de obras por coronavirus ante situaciones de cuarentena en la región

Publicado bajo: Infraestructura y Construcción |

Gremio ha instruido todas las medidas sanitarias para mantener las faenas con seguridad para los trabajadores. Sin embargo, visualiza que finalmente los tribunales del país podrían zanjar las materias contractuales ante un conflicto entre trabajador y empleador en caso aprobarse el uso de los fondos del seguro de cesantía, medida incluida en el proyecto de Ley Covid-19.

construccionApenas dos semanas de respiro tuvieron los asociados a la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) La Serena con el estallido social cuando finalmente el 18 de marzo ocurren los dos primeros casos por coronavirus en la región de Coquimbo.
La situación venía en reflexión por parte de las empresas, pero aún mantenían confianza por seguir con la normalidad y el ritmo en la ejecución de proyectos en construcción e iniciativas futuras que estaban en planes de las firmas.

Eduardo Soto, presidente de la CChC-La Serena, detalla que después del 18-0 “la industria fue duramente golpeada por la situación por cuanto generaron situaciones sociales y había ciertos indicios y posibilidades de postergar proyectos”. Sin embargo, ello, provocó conversaciones a nivel de empresas-proyecto-trabajadores que produjeron resultados positivos, pues no hubo detención de inversiones, sino un “acomodo de las entradas y salidas a las faenas, calendarización de los horarios de trabajo, con objeto de facilitar que los trabajadores pudiesen seguir con su labores”.
La señal además apuntó, en lo que el gremio denominó “crisis de expectativas”, fue reforzar el clima de calma social que se respaldó posteriormente en el apoyo a las autoridades políticas para que las empresas, trabajadores y la industrias pudiera avanzar, además que el dinamismo virtuoso con otros sectores económicos, pudiese continuar.

Irrupción del coronavirus
Soto sostiene que la pandemia generó previamente instancias de reflexión con el propósito de cuidar a los trabajadores y empresarios. Por ello, se implementaron medidas como el teletrabajo que facilitó la decisión de acuerdos, conversaciones e intercambiando información. También se implementó un protocolo sanitario para obras en construcción que incluyó flexibilizar los horarios laborales, evitar las aglomeraciones y reducción de la jornada de trabajo, junto con acciones vinculadas con hábitos en los vestidores y duchas, entre otras.
El “temor”, al contrario, admite, es la preocupación que el coronavirus genere paralización de obras ante una medida como cuarentena regional. “Ya experiencias las tenemos en Chillán Viejo y Chiloé y en siete comunas de la región Metropolitana. Se han paralizado y circunscrito zonas donde no se puede entrar o salir y eso genera problemas en nuestras obras. Las barreras afectan porque hay problemas con llegar de un lugar a otro, de la casa al trabajo”, puntualiza.

En ese sentido, estima que los socios están vinculados a ver la reacción de la emergencia, puesto que genera un escenario “incómodo” ya que a la fecha la inasistencia a las obras son casi nulas. “Es entendible detener un proyecto que iba a empezar en 15 días más y eso va a afectar a cada uno de los empresarios y trabajos, además de deterioro a la comuna, la región y el país”, admite. Por ello, la confianza del gremio en seguir trabajando, en la medida que la curva de contagio se aplane.

Medidas de Gobierno
El Ejecutivo envío al congreso el proyecto Covid-19 que persigue que los dineros del Fondo de Cesantía sean utilizados por cada trabajador en caso de pactar reducciones de jornada o suspensiones temporales de sus laborales cuando el teletrabajo no sea una alternativa. Lo anterior es parte del plan que lanzó el gobierno de fomento económico, que supera los 11 mil millones de dólares y persigue paliar los efectos de la crisis económica que está provocando en el virus.
En ese punto, plantea que si bien el proyecto de Ley implica suspensiones de trabajo por fuerza mayor o por situaciones de facto como puede ser una cuarentena obligada, se replica en los últimos dictámenes de la Dirección del Trabajo.

“Pero no es una exoneración de que aquí cada uno se va a la casa, pues quedan algunas obligaciones. El dictamen sostiene que se pueden suspender las obligaciones recíprocas del trabajo, pero finalmente un Tribunal puede que dirima esto en sus aspectos finales, porque no es tan fácil decir que esto terminó, porque los trabajadores, sin perjuicio de que dejan de trabajar en este contrato, quedan vinculados a la empresa, lo que se suspende es la obra particular, pero el aspecto contractual perdura en el sentido que no está despedido”, explica.
Finalmente, el líder gremial sostiene que durante los últimos días se han mantenido conversaciones con el Gobierno Regional con el objeto de estar vinculados en la prevención de la pandemia, y seguir manteniendo la cadena productiva, de pago y otras vinculaciones administrativas para facilitar los compromisos entre la banca, las empresas y el Estado, este último que también actúa como mandante de proyectos de inversión pública.

1273---10-15_Página_1

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *