COMERCIO: Previo a la pandemia, estiman que un 20% de los locales de Coquimbo ya habían cerrado

Publicado bajo: Comercio,Economía y Desarrollo |

La Serena en el norte de Chile

En La Serena el efecto no sería similar, aunque aún evalúan el duro escenario que se precipita y esperan medidas del Gobierno para apoyar los costos en gastos fijos, empleados, proveedores, incluso instan a anticipar la devolución de impuestos.
La incertidumbre por los efectos en el ámbito económico que pueda generar el coronavirus son inciertos y los dueños y trabajadores de locales comerciales de La Serena y Coquimbo se preparan para enfrentar un nuevo periodo de bajas ventas, debido a la precaución –de algunas personas– de resguardarse en sus casas a la espera que baje el alto nivel de propagación que tuvo el Covid-19 durante esta semana.
De hecho, ayer, el comercio y tránsito de personas en el casco antiguo de la capital regional descendió. Lo mismo ocurrió en la ciudad puerto. Y es que previo a la llegada de la pandemia, los recintos comerciales ya habían enfrentado varias jornadas difíciles con el estallido social del 18 de octubre que se extendió y afectó además las ventas en periodo estival.
Fernando Guzmán, Presidente de la Cámara de Comercio Coquimbo, cuenta que la situación en el puerto se viene arrastrando del 2017. Primero con la llegada del mall al centro de la ciudad y luego con la ejecución de los paseos peatonales que cerraron calles durante varios meses.

“Todos hablaban del súper lunes en marzo y no fue así, y empezó a disminuir tanto las marchas y el movimiento social. Y cuando estábamos dejando de lado estos problemas que ya nos habían causado una tragedia en las ventas, aparece esto que es como la guinda de la torta o la torta entera”, comenta.
El líder gremial afirma que un 20% de los locales cerraron previo a la propagación de la pandemia y otro 50% están en un complejo escenario por un sobreendeudamiento. “No hay que olvidar que las ventas durante el estallido social bajaron entre el 30 y el 70%. Es una locura”, resalta.

De manera similar, Guzmán también siente que el impacto también se dio en el empleo. “A nivel de comuna de Coquimbo hay 697 locales comerciales, en el centro. Esos casi 700 locales sabemos que (generan) casi 3.000 trabajos, pero hemos perdido entre el 10 y 15% de los trabajadores con el estallido social”, afirma e incluye que para evitar el cierre de tiendas, los locatarios llevaron a sus familiares para cubrir a los empleados que debieron despedir por los compromisos, principalmente préstamos a la banca.
“¿La banca va a aceptar que le paguemos a seis meses? ¿Qué hacemos con los proveedores? La única forma que esto no se transforme en una tragedia es que el Estado intervenga y asegure los pagos, porque de lo contrario las quiebras se van a venir y el problema va a ser laboral”, reclama.
En La Serena el efecto no sería similar, aunque aún evalúan el duro escenario que se precipita y esperan medidas del Gobierno para apoyar los costos en gastos fijos, empleados y proveedores.

Patricio Araya, Presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, sostiene que está a la espera que las autoridades locales den a conocer cuáles serán las medidas transitorias o definitivas para los próximos meses.
“Quizá la postergación del IVA, patentes comerciales, los créditos. Estamos esperando un adelanto en la devolución de impuestos y todas las medidas económicas que nos puedan ayudar. Esperamos esa información para comunicarles a nuestros asociados”, retruca.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *