TPC reitera: “estamos a la espera de la aprobación del EIA y esperamos empezar la obra durante el 2020”

Publicado bajo: Economía y Desarrollo,Infraestructura y Construcción |

tpcEsta semana Desarrollo Social esgrimió su opinión favorable a la iniciativa de US$120 millones, pero dudó que la planificación de ejecución manifestada por la propia empresa, proyectada para junio, pudiera retrasarse por eventuales contingencias sociales y/o ambientales, demora en la obtención de permisos sectoriales, entre otras.
Mientras esperanzados en comenzar finalmente las obras durante este año están en la concesionaria Terminal Puerto de Coquimbo (TPC) para materializar el ambicioso proyecto de expansión por US$120 millones que actualmente está en tramitación ambiental, los servicios técnicos pertinentes de a poco están pronunciándose a la Adenda que pidió ponderar el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) a mediados de febrero.

El martes pasado, la Secretaría Ministerial de Desarrollo Social esgrimió su opinión favorable al documento, aclarando que la ejecución del proyecto manifestada por la propia empresa y proyectada para junio –involucraría que TPC obtenga la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) durante marzo– podría retrasarse por eventuales contingencias sociales y/o ambientales, demora en la obtención de permisos sectoriales, entre otras.
Sin embargo, consultado por Semanario Tiempo a la concesionaria, ellos reiteraron que evalúan comenzar este año con los trabajos de modernización del puerto. Así lo cree Martín Klempau, subgerente Comercial de TPC, quien sostuvo que “estamos a la espera de la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental y esperamos empezar la obra durante el 2020”.

EL PROYECTO
En síntesis, el proyecto busca la habilitación de una zona de pavimentos para la circulación de vehículos propios de la operación desde/hacia el nuevo muelle; la construcción de un nuevo muelle multipropósito en un puente de acceso y la habilitación de un nuevo sitio de atraque N°3, y la reparación de los actuales sitios N°1 y N°2. Esto con objeto de repotenciar, modernizar y aumentar la capacidad de transferencia del puerto mediante el atraque de buques de mayor envergadura y operación de contenedores. Según la descripción del proyecto, el concesionario persigue convertir al puerto de Coquimbo en un actor relevante en las rutas marítimas del mundo y, de esta forma, potenciar el crecimiento y la integración sudamericana, además de garantizar el desarrollo de la economía local. Se estima que la carga pasará de los actuales 1,5 a unas 3,5 millones de toneladas anuales.
En ese sentido, Klempau dijo que “permanentemente estamos trabajando para aumentar los volúmenes de transferencia del Puerto, mantenemos una intensa agenda de reuniones y nuevos contactos”.

La fase constructiva tendrá una duración de 44 meses, por lo que su término se estima en enero 2024. Por su parte, la fase de operación se iniciará en mayo 2022 con la entrada en servicio del sitio de atraque N°3 del muelle multipropósito, lo cual corresponde al mes 24 desde el hito de inicio de la fase constructiva del Proyecto.
Según el calendario en la evaluación del proyecto, el día jueves 14 de mayo del año en curso vence el plazo establecido para que la institucionalidad ambiental termine el proceso de revisión. Luego, incluso antes de esa fecha, la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo debería llamar a la votación para otorgar o no la RCA al proyecto.

Cabe recordar que en noviembre del 2017, la firma que explota la principal terminal marítima de la región ingresó a evaluación ambiental su iniciativa de expansión, pero en principio no fue admitida por el SEA. Luego, en diciembre de ese mismo año la empresa prosperó y finalmente fue visada para su calificación.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *