Superintendencia de Medio Ambiente por Puerto Cruz Grande: “Estamos en proceso si se cumplen o no los requisitos para la caducidad de la RCA”

Publicado bajo: Minería y Energía |

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) concretó la visita inspectiva a la zona costera de La Higuera y pidió antecedentes a los titulares de la iniciativa, la Compañía Minera del Pacífico (CMP). Esto, mientras la semana pasada, la empresa Andes Iron, titulares del proyecto Dominga, anunciaron que desistirían de construir un puerto en el sector de Totoralillo Norte y utilizar Cruz Grande, durante los alegatos en el Tribunal Ambiental de Antofagasta.

crus grandeFinalmente se concretaron las diligencias de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) luego de la solicitud que realizó la Oceana para caducar la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) que posee el proyecto Puerto Cruz Grande. Esto, pues según información que solicitó Semanario Tiempo al ente regulador, éste manifestara –por escrito–que hace unas semanas concretaron la visita inspectiva al lugar de emplazamiento de la iniciativa (sector Cruz Grande en la costa de La Higuera) y solicitaron además los antecedentes a los titulares del proyecto, es decir a la Compañía Minera del Pacífico (CMP), ligada al Grupo CAP, sobre las obras que han logrado materializar para dar cumplimiento con su RCA.

“Estamos en proceso de identificar si se cumplen o no los requisitos para determinar si procede o no la caducidad de la RCA. Para ello, se han realizados las actividades de inspección y requerimientos de información correspondientes a la empresa”, reiteró la SMA.
Dichos antecedentes y diligencias se han ido entregando a la organización conservacionista, así lo aseguran desde Oceana (ver nota adjunta). A mediados de febrero, Oceana volvió a arremeter contra el proyecto portuario aludiendo no solo en incumplimientos de obras, sino en actividades previas previstas antes de la construcción de Cruz Grande, “establecidas con el propósito de proteger especies que se
“Si bien las actividades desarrolladas por CAP no dan cuenta del inicio de la ejecución del proyecto, representan una seria amenaza para especies que se ubican en la zona, al haberse desarrollado sin apego a su RCA”, indicó la abogada de Oceana, Javiera Calisto en la oportunidad. Esto, pues a juicio de la profesional “el proyecto contemplaba la realización de un Santuario de la Naturaleza antes de comenzar su construcción, el cual no se ha declarado”. Según la abogada, la empresa se había comprometido a realizar el “Área de Protección Privada Cruz Grande” (APP) señalando que: “el Titular realizará la tramitación del APP para su reconocimiento por parte del Estado previo al inicio de la etapa de construcción”, lo cual Oceana denuncia que nunca se concretó.

Con ello, Oceana criticaba por segunda vez al proyecto Cruz Grande durante ese mes. A principios de febrero, la ONG pidió formalmente a la SMA caducar el permiso ambiental que autoriza el Puerto Cruz Grande, argumentando que había expirado el plazo de cinco años para el inicio de obras y actividades ligadas a la construcción del proyecto, desde la obtención de la Resolución de su RCA, en 2015. Ello, motivó a que CMP emitiera una declaración pública en su sitio web, comentando que se había informado a la Superintendencia sobre el inicio de las obras adosadas a la construcción del proyecto. “El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto portuario Cruz Grande fue aprobado a través de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) N°10/2015 del Servicio de Evaluación Ambiental de la Región de Coquimbo. El 28 de enero de este año, la compañía informó a la Superintendencia de Medio Ambiente el inicio de la fase de construcción de esta iniciativa, todo de acuerdo a la institucionalidad vigente”, mencionó el escrito. Y agregó: “como CMP, queremos informar que la ejecución de Puerto Cruz Grande se está haciendo cargo de sus principales impactos, conforme a la RCA vigente. Asimismo, la compañía reitera su disposición para atender el interés ciudadano en torno al proyecto, especialmente en cuanto a líneas base, áreas de conservación y otra información que se sea requerida”.

DOMINGA Y MONO-PUERTO EN LA HIGUERA
El martes 3 de marzo, fue la primera de tres jornadas que los jueces del Tribunal Ambiental de Antofagasta escucharon los alegatos en la controversia entre Andes Iron contra el Servicio de Evaluación Ambiental por el proyecto Dominga. La iniciativa considera dos rajos y un terminal de embarque en el sector de Tototalillo Norte, 5 kilómetros más al sur del puerto Cruz Grande, entre otras obras.
Sin embargo, la atención se concentró luego que el abogado de la empresa, Patricio Leyton, solicitara a los jueces que una vez determinado el proceso judicial vuelva al Comité de Ministros para que imponga la condición para incluir un solo puerto en la comuna de La Higuera.

“Debemos determinar si buscamos un acuerdo con Cruz Grande: si ese proyecto no prospera nosotros seguimos adelante y si Cruz Grande prosigue con la construcción, nosotros no vamos a desarrollar nuestro puerto y nos conectaremos a ellos”, precisó. Y añadió “siempre hemos confiado en que contamos con información suficiente para hacer una evaluación del impacto ambiental. Lo cierto es que también nos hemos dado cuenta que también hay preocupación por la existencia de dos puertos en la zona, y en ese contexto, tenemos que hacer esfuerzos para utilizar la infraestructura existente, buscar acuerdos con los inversionistas que se encuentran en la misma zona, y tenemos una obligación hacia las comunidades también, no solo a los accionistas. Tenemos que buscar la forma de hacer sostenible un desarrollo”.

EL PROYECTO
El proyecto Puerto Cruz Grande ingresó al proceso de evaluación ambiental en 2012, y obtuvo la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) el 30 de enero de 2015. Tras ello, diversas organizaciones locales y nacionales, presentaron reclamaciones en contra ante el 2° Tribunal Ambiental, las que fueron desestimadas. Posteriormente, se presentó un recurso de casación que igualmente fueron rechazados por la Corte Suprema, permitiendo la aprobación del proyecto. Cruz Grande consiste en una instalación portuaria, capaz de atender naves graneleras de hasta 300.000 DWT, cuyo propósito inicial es brindar los servicios de recepción, acopio y embarque de graneles minerales requeridos por el “Proyecto Tofo” y, eventualmente, por otros proyectos mineros interesados. Como ya se ha señalado, dicho proyecto, forma parte de la estrategia de desarrollo de CAP Minería, y consiste en una nueva actividad minera, basada en la recuperación y procesamiento de minerales de hierro, desde uno o más yacimientos mineros, ubicados cercanos al límite entre las Regiones de Atacama y Coquimbo.

En ese contexto, la instalación portuaria permitirá el embarque de 13,5 millones de toneladas de minerales a granel al año, dando el servicio de embarque a los yacimientos de minerales de Hierro de la empresa en el área y, eventualmente, a proyectos de terceros. Su inversión, según lo declarado en su Estudio de Impacto Ambiental, alcanza los US$250 millones.
Semanario Tiempo se contactó con la Compañía Minera del Pacífico para conocer una reacción de estos temas, sin embargo, al cierre de esta edición aún no existe respuesta.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *