Proyecto Cruz Grande: Solicitan información a CAP Minería y no descartan visita inspectiva para identificar “hipótesis de caducidad”

Publicado bajo: Destacadas,Economía y Desarrollo,Minería y Energía |

En la semana, Oceana Inc. volvió a arremeter contra el proyecto portuario aludiendo incumplimientos en actividades previas previstas antes de la construcción de Cruz Grande, la que según la empresa comenzaron y fueron informadas ante el ente regulador. Semanario Tiempo pidió a la SMA información sobre esas faenas y la institución reconoció que están al tanto de la solicitud formulada por la organización conservacionista, la que ha sido informada “debidamente” del proceso.

capNuevos antecedentes aportó la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), luego de ser consultado por Semanario Tiempo, sobre las denuncias formuladas por la ONG Oceana contra la Compañía Minera del Pacífico (CMP) por el proyecto portuario Cruz Grande.

Y es que durante esta semana, la organización conservacionista arremetió nuevamente contra la firma y acusó que CMP habría iniciado obras sin desarrollar las actividades previas previstas en su Resolución de Calificación Ambiental (RCA), “establecidas con el propósito de proteger especies que se encuentran en categoría de conservación”.
CMP es el principal productor de hierro en la costa americana del Pacífico y exportador del 99% del mineral en Chile. Forma parte de las empresas del Grupo CAP, con presencia en las regiones de Atacama y Coquimbo, y operaciones distribuidas en el Valle de Copiapó, Huasco y Elqui.

“Si bien las actividades desarrolladas por CAP no dan cuenta del inicio de la ejecución del proyecto, representan una seria amenaza para especies que se ubican en la zona, al haberse desarrollado sin apego a su RCA”, indicó la abogada de Oceana, Javiera Calisto. Esto, pues a juicio de la profesional “el proyecto contemplaba la realización de un Santuario de la Naturaleza antes de comenzar su construcción, el cual no se ha declarado”.
Según Oceana, la empresa se había comprometido a realizar el “Área de Protección Privada Cruz Grande” (APP) señalando que: “El Titular realizará la tramitación del APP para su reconocimiento por parte del Estado previo al inicio de la etapa de construcción”, lo cual Oceana denuncia que nunca se concretó.

“CAP se encuentra realizando acciones con el único propósito de evitar la caducidad de su RCA, sin embargo, incumple materias previstas en dicha RCA; lo anterior, no puede de ningún modo prevenir la caducidad de la misma, porque nadie puede beneficiarse de su propio dolo. Estas acciones, aparentemente informadas por CAP a la Superintendencia a días del vencimiento de la RCA, demuestran que este es un proyecto improvisado”, sentenció Calisto.

Con ello, Oceana se refiere por segunda vez al proyecto Cruz Grande durante este mes. A principios de febrero, la ONG pidió a la Superintendencia del Medio Ambiente caducar el permiso ambiental que autoriza el Puerto Cruz Grande, argumentando que había expirado el plazo de cinco años para el inicio de obras y actividades ligadas a la construcción del proyecto, desde la obtención de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), en 2015. “Considerando que venció el plazo estipulado por el reglamento para comenzar con los trabajos, hemos solicitado la caducidad del proyecto Cruz Grande, tal como lo estipula la legislación”, señaló Calisto en esa oportunidad.

Ello, motivó a la CMP emitiera una declaración pública en su sitio web, comentando que se había informado a la Superintendencia sobre el inicio de las obras adosadas a la construcción del proyecto. “El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto portuario Cruz Grande fue aprobado a través de la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) N°10/2015 del Servicio de Evaluación Ambiental de la Región de Coquimbo. El 28 de enero de este año, la compañía informó a la Superintendencia de Medio Ambiente el inicio de la fase de construcción de esta iniciativa, todo de acuerdo a la institucionalidad vigente”, mencionó el escrito.
Y agregó: “Como CMP, queremos informar que la ejecución de Puerto Cruz Grande se está haciendo cargo de sus principales impactos, conforme a la RCA vigente. Asimismo, la compañía reitera su disposición para atender el interés ciudadano en torno al proyecto, especialmente en cuanto a líneas base, áreas de conservación y otra información que se sea requerida”.

SOLICITUD DE ANTECEDENTES Y PROBABLE VISITA
Semanario Tiempo se contactó con la Superintendencia del Medio Ambiente solicitando antecedentes sobre qué obras específicas habían comenzado la Compañía Minera del Pacífico a construir relacionadas con el proyecto. La respuesta del ente regulador fue que “con fecha 3 de febrero de 2020, la Superintendencia del Medio Ambiente recibió una solicitud de Oceana Inc. requiriendo la caducidad a la Resolución de Calificación Ambiental del proyecto Puerto Cruz Grande”.
“Al respecto esta Superintendencia, ha procedido a realizar un requerimiento de información a la empresa, para contar con la información que nos permita identificar si existe una hipótesis de caducidad. Asimismo, estamos gestionando una visita inspectiva al proyecto”, complementa la SMA.
Y añade que durante todo este proceso se ha informado “debidamente” a la organización medioambiental.

EL PROYECTO CUESTIONADO
El proyecto Puerto Cruz Grande ingresó al proceso de evaluación ambiental en 2012, y obtuvo la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) el 30 de enero de 2015. Tras ello, diversas organizaciones locales y nacionales, presentaron reclamaciones en contra ante el 2° Tribunal Ambiental, las que fueron desestimadas. Posteriormente, se presentó un recurso de casación que igualmente fueron rechazados por la Corte Suprema, permitiendo la aprobación del proyecto.
Cruz Grande consiste en una instalación portuaria, capaz de atender naves graneleras de hasta 300.000 DWT, cuyo propósito inicial es brindar los servicios de recepción, acopio y embarque de graneles minerales requeridos por el “Proyecto Tofo” y, eventualmente, por otros proyectos mineros interesados. Como ya se ha señalado, dicho proyecto, forma parte de la estrategia de desarrollo de CAP Minería, y consiste en una nueva actividad minera, basada en la recuperación y procesamiento de minerales de hierro, desde uno o más yacimientos mineros, ubicados cercanos al límite entre las Regiones de Atacama y Coquimbo.
En ese contexto, la instalación portuaria permitirá el embarque de 13,5 millones de toneladas de minerales a granel al año, dando el servicio de embarque a los yacimientos de minerales de Hierro de la empresa en el área y, eventualmente, a proyectos de terceros.
Su inversión, según lo declarado en su Estudio de Impacto Ambiental, alcanza los US$250 millones.

Compártenos en las redes

Un comentario para Proyecto Cruz Grande: Solicitan información a CAP Minería y no descartan visita inspectiva para identificar “hipótesis de caducidad”

  1. El puerto debe ir porque es necesario para la región. Que la Ong Océana reforeste predios para que las especies tengan hábitat, para ellos es fácil decir lo que dicen y no aportar nada, todo el norte chico tiene agua subterránea, para albergar vida silvestre, pero todos los defensores de ésta, solo hablan y no trebajan realmente por lo que creen cuidar. Ellos no deben frenar el desarrollo que beneficia a la región, más bien deben crear, con la ayuda de las autoridades, espacios silvestres y ya verán cómo se llenan de vida, de fauna y flora.

    juan araya j
    2 marzo, 2020 en 11:25 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *