Los puntos clave con que Andes Iron busca avanzar en la Corte Suprema

Publicado bajo: Destacadas,Economía y Desarrollo |

El jurista representante de la empresa, Patricio Leyton, ingresó hace algunos días un escrito “Téngase Presente” ante el máximo tribunal del país, en donde en 17 hojas pretende exponer por qué los recursos de nulidad ingresados por abogados ambientalistas en contra de la de la sentencia del Primer Tribunal Ambiental (1TA), son improcedentes. 

dominga1Ahora es la batalla judicial en la Corte Suprema , con los seis recursos de casación interpuestos en contra la decisión del Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta (1TA).
Fallo del 1TA ocurrido en abril pasado, que retrotrajo el proceso del proyecto hasta la Comisión de Evaluación Ambiental (CEA) de la Región de Coquimbo.
Los argumentos de Dominga
En el escrito que busca que el máximo tribunal de Chile declare no procedentes las iniciativas de anulación de la sentencia, Leyton divide en cuatro los puntos claves para esta solicitud. En el primero titulado “Consideración preliminar: el Primer Tribunal Ambiental no ha aprobado el Proyecto Dominga”, señala que “la evaluación del proyecto simplemente se encuentra pendiente. En efecto, lo que en realidad ha sucedido es que el Primer Tribunal Ambiental, conociendo de la reclamación judicial, presentada por mi parte el 1 de diciembre de 2017, se pronunció sobre un procedimiento que adoleció de manifiestos y graves vicios jurídicos (…), los fundamentos invocados por los recurrentes como vicios de casación resultan del todo inoportunos y sólo intentan perpetuar la legitimidad de actos que el Primer Tribunal Ambiental (a través de su sentencia) declaró ilegales, ilegalidad que la propia autoridad administrativa involucrada (el SEA) acató, al no impugnar la sentencia reclamada por los recurrentes. Pese a lo anterior, es decir, que la propia autoridad administrativa decidió no confrontar la decisión del referido tribunal, aceptando, de esta forma, los graves vicios en los que incurrió en el pasado, paradójicamente, comparecen ante S.S. Excma (Corte Suprema). un conjunto de personas naturales y jurídicas (distintas al SEA), cuestionando la sentencia recurrida, siendo que carecen del carácter de parte agraviada de este proceso”.
En tanto, en el segundo punto, denominado “Los recurrentes no son parte agraviada de este proceso, razón suficiente para declarar inadmisibles los recursos”, se indica que “de una simple lectura del expediente, S.S. Excma. podrá constatar que ni el SEA, en tanto parte reclamada del procedimiento administrativo-ambiental, ni mi representada, en su calidad de reclamante, interpusieron recurso alguno en contra de la sentencia definitiva que pronunció el Primer Tribunal Ambiental. No obstante, cuatro terceros coadyuvantes del SEA y dos autodenominados terceros independientes, aunque descartados en su carácter del tal por el propio Primer Tribunal Ambiental, como se verá, interpusieron sendos recursos que buscan anular la sentencia recurrida”.
El tercer argumento se sustenta en que “no se configuran los vicios de forma argumentados por los recurrentes, en relación con el supuesto incumplimiento de la sentencia recurrida respecto de los requisitos de la Ley N°20.600 y del Código de Procedimiento Civil”. Se manifiesta al respecto que “la ausencia de fundamentos técnico-ambientales que los recurrentes invocan no resulta procedente, así como tampoco la infracción a las normas sobre apreciación de la prueba conforme con las reglas de la sana crítica”, asimismo, se agrega que “la falta de consideraciones de hecho y de derecho, la carencia de fundamentación y la ausencia de decisión invocada por los recurrentes no es efectiva”, además de que “la supuesta contradictoriedad en los considerados argumentada por los recurrentes, no existe” y que “los recurrentes no precisan cómo los vicios antes indicados habrían tenido influencia en lo dispositivo del fallo”.
Por último, el cuarto punto del “Téngase Presente” hace hincapié en que “no se configuran los vicios denunciados por los recurrentes en las casaciones de fondo y en cualquier caso, no se explica cómo ellos influyen substancialmente en lo dispositivo de la sentencia recurrida”. Acerca de esto Leyton expresa en su escrito que “existen recursos de casación que no denuncian infracción a ley decisoria litis” y que “los recurrentes no señalan cómo los vicios denunciados habrían influido substancialmente en lo dispositivo del fallo”.
Informe en derecho
Pero no solo esta acción legal ingresó el jurista de Dominga ante el máximo tribunal, sino que la acompañó con un informe en derecho elaborado por José Pedro Silva, profesor de Derecho Procesal de la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile y ex presidente del Instituto Chileno de Derecho Procesal. Documento en donde se profundiza acerca de que los terceros coadyuvantes e independientes de autos, no puedan interponer y sostener recursos de casación acerca de la forma o fondo de la decisión de la instancia jurídico-ambiental.

Compártenos en las redes

Un comentario para Los puntos clave con que Andes Iron busca avanzar en la Corte Suprema

  1. Lamento que las leyes sean ciegas y no respeten a los que realmente sufriran por las desiciones que adopten los jueces al solo escuchar los alegatos y exposiciones de los que sin escrupulos pretenden destruir un maravilloso lugar , no importandoles destruir y dividir familias. Ya han deteriorado tantos lugares que los pocos lugares que quedan sin destruir, al parecer tambien deben ser sacrificados … Al parecer nada es tan valioso como las destructoras mineras , que dejaran un paramo y destruiran flora y fauna … peor aun tienen derecho a lo mas sagrado EL AGUA , secaran la cuenca y sin asco sacaran no solo hierro cobre sino ORO pero gratis … pues no hablan de ellos … pues lo consideran un regalito … y los jueces en su sala deliberan …. pero habemos muchos que amamos este lugar lo hemos hecho nuestro hogar y este…. debe ser respetado. Han comprado a algunos pero a muchos no, y esos seguiremos amando y velando porque no logren arrebatarnos nuestro PARAISO

    Yvonne Marie Ronc
    28 julio, 2018 en 9:09 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *