Arquitecto Augusto Sepúlveda Paul: Acuerdan reconocer como Hijo Ilustre a uno de los protagonistas del Plan Serena

Publicado bajo: Economía y Desarrollo |

Concejo comunal aceptó propuesta entregada por el colegio de Arquitectos y la Cámara Chilena de la Construcción, decretando además que el día 22 de agosto de cada año se conmemorará el gran proyecto urbanístico y cultural que entregó el rostro definitivo a la ciudad de La Serena.

IMG_4834Llegó a La Serena, enviado por el mismo Gabriel González Videla, para llevar adelante el Plan Serena, que fue un proyecto de reforma urbana realizado en la provincia de Coquimbo, de aquel entonces, durante los años 1948 a 1952. Posteriormente fue regidor, ahora conocido como concejal, de La Serena entre los años 1963 y 1967.
Augusto Sepúlveda Paul tiene actualmente 95 años de edad, es arquitecto de profesión de la Universidad de Chile, cuenta con una trayectoria que supera las cuatro décadas, en el año 1952 ingresó a la Universidad Técnica del Estado como profesor de las asignaturas ‘’Proyectos de la Especialidad’’ y ‘’Construcciones Civiles y de Minas’’ y ‘’Proyectos’’.
Entre 1958 y 1970 desempeñó el cargo de Jefe de la Especialidad de Construcción Civil, posteriormente, en 1974 ejerce como profesor de jornada completa en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Técnica del Estado en Santiago. En 1975 regresa a La Serena asumiendo su cargo anterior.

Hijo ilustre
El pasado miércoles, el concejo comunal aprobó de manera unánime nombrar a Augusto Sepúlveda como hijo ilustre de La Serena, distinción entregada a personas que han contribuido en el desarrollo y han sido un aporte a la ciudad.

El protagonista
Al llegar a su hogar, nos recibe don Augusto junto a su esposa Teresita Soruco, en una sala que lleva una placa con su nombre. En la habitación había una gran cantidad de fotografías de su trabajo, su familia y su historia.
Tiene 8 hijos, 30 nietos y 10 bisnietos y lleva casado 67 años. “Recién casados llegamos a La Serena” recuerda.
Anécdotas para contar tiene muchas. Podría incluso escribir un libro. “La Serena es de estilo neo clásico, nosotros en la Universidad de Chile no pasábamos nada de estilo, éramos de los nuevos” señala.
“Conocí a todos los arquitectos que trabajaron acá, quedo yo no más, por eso soy hijo ilustre, aguanté más” sostiene.
Sobre el reconocimiento, señala que “hice lo que tenía que hacer no más, mi trabajo, no me preocupaba mucho de lo que dicen”.
“Le pongo un ejemplo, llegó el plano de aeródromo de La Florida, antes estaba en Pan de Azúcar, allá legábamos, en el Canela, el avión de don Gabriel González Videla. Llega el plano a mis manos, como se imagina un aeropuerto, moderno ¿verdad? No clásico… antes no habían aviones, pero llegó un proyecto clásico para un aeródromo y decía que no puede ser, pero hubo que acomodarse porque todos los proyectos venían de Santiago” señala.
De su relación con el ex presidente e impulsor del Plan Serena, Gabriel González Videla, don Augusto recuerda que “bueno… era fregado, cuando venía todos los sábados pasaba revisando la comisión y las tareas que había dejado en la semana anterior”.
“Cuando llegamos a La Serena, era triste, oscura, puras demoliciones, después del Plan Serena, era la novedad, el milagro, llegaba gente a ver, en poco tiempo se hizo una ciudad nueva” sostiene.
Una vez finalizado el Plan Serena, trabajó 47 años en la universidad, “sigo haciendo clases soñando” señala.
Posterior a su época como docente, ejerció su profesión de manera particular, en donde construyó muchas escuelas con una empresa constructora.
Desde los años 60 la ciudad ha crecido y cambiado mucho, incluso el casco histórico, “cambió La Serena totalmente, me parece bien”. Además, destaca que a juicio de él, el legado de Gabriel González Videla ha sido bien conservado.
Ante la consulta sobre los edificios modernos y si pudiera sacar uno que vaya en contra del legado del Plan Serena “están todos buenos, no sacaría ninguno”.
Su esposa Teresita tiene 80 años, sobre la nominación como hijo ilustre de don Augusto, señaló que “lo admiro como esposo, pero no nos fijamos en hacer las cosas porque siempre trabajamos en movimientos, instituciones”.
Augusto Sepúlveda en el mes de agosto será nombrado de manera oficial como hijo ilustre, reconocido por su aporte a la ciudad, un afuerino que hizo de La Serena su hogar. Ya el año pasado le habían entregado la Medalla Ciudad de La Serena en reconocimiento a su labor tanto por el Plan Serena como por su vida ligada a la docencia.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *