Canalistas del Embalse Recoleta presentan plan de reparación de peralte desplomado en 2017

Publicado bajo: Infraestructura y Construcción |

Esta semana se conoció la investigación llevada a cabo por la Dirección General de Aguas en contra de los encargados de la presa, debido a la caída de un muro anexo que causó que varios sectores aledaños se inundaran. En el documento se afirma que, entre otros antecedentes, este fue construido sin la autorización pertinente, que hubo una interpretación errónea de la normativa por parte de la autoridad respecto a su edificación, además, da un plazo de 90 días para que ACER presente un proyecto de reparación de la pared.

recoletaEs una fecha que será recordada por mucho tiempo. En mayo del año 2017, un fuerte temporal afectó al norte chico de Chile especialmente a la Región de Coquimbo, catástrofe que dejó gran cantidad de damnificados e incluso fallecidos. Una de las imágenes que más impactó fue el desplome de un muro anexo que se había construido sobre la obra original del Embalse Recoleta en la Provincia del Limarí, el que ocasionó que las aguas inundaran diversos sectores cercanos. En la ocasión, el ministro de Obras Públicas de la fecha, Alberto Undurraga, instruyó una investigación para conocer el por qué de esta situación.
La Unidad de Fiscalización de la Dirección General de Aguas (DGA) fue la encargada de la indagación en contra de la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta, (ACER), entidad encargada de la presa y de la construcción del peralte; proceso que generó un informe final en octubre del mismo año. Documento que se conoció esta semana y en donde, entre otros antecedentes, se indica que ACER construyó el peralte “sin contar con los permisos establecidos”, además, de ordenar a la entidad a presentar un plan de reparación del mismo en un plazo de 90 días.
“Ordénase la presentación de un Proyecto de Reparación total del peralte del vertedero de excedencias que abarca la cota 406,0 hasta la cota 407,2, del Embalse Recoleta, el que deberá ser presentado a esta Dirección en un plazo de 90 días (…) dicho Proyecto de Reparación deberá abordar, en lo inmediato, la destrucción total del peralte ejecutado en el labio del vertedero desde la cota 407,2 hasta la cota 408,0, debiendo la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta, presentar dichos antecedentes de ingeniería a este Servicio para su autorización y supervigilancia”, menciona el escrito.
Pues bien, luego de presentar una solicitud de ampliación del plazo, el directorio de ACER llegó hasta la oficina central de la institución encargada de la gestión y administración del recurso hídrico en nuestro país para exhibir el plan de arreglo del muro, además, de los estudios e informes técnicos correspondientes.
Consultados respecto a la resolución de la dirección general, desde la agrupación de usuarios de la represa, manifestaron que “no se referirían a él, hasta que la DGA de una decisión respecto al proyecto de arreglo del peralte”.
Pronunciamiento que se espera sea dado a conocer en aproximadamente tres meses más.

Informe de la Dirección General de Aguas
La decisión final de la investigación mandatada por el entonces ministro de OO.PP., Alberto Undurraga fue en octubre, no obstante, esta no había sido de conocimiento público hasta estos días, cuando de forma anónima llegó hasta Semanario Tiempo, la resolución exenta 2653 expediente FO 0402-24 firmada por el entonces director de la DGA, Carlos Estévez.
En el documento, en primera instancia, la dirección señala que el peralte “fue construido por la Asociación sin contar con los permisos establecidos en los artículos 294 y siguientes del Código de Aguas”.
Al respecto, en sus descargos, ACER afirma que la obra fue debidamente informada a la Dirección General de Aguas “mediante Ordinario ACER N° 426-2006, de 26 de septiembre de 2006, proyecto dirigido al Director Nacional DGA, y reingresado mediante Ord. ACER. N° 553-2006, de 12 de diciembre de 2006, a la oficina DGA Región de Coquimbo Provincia de Limarí”.
Asimismo, la entidad agrega que el 24 de abril de 2007, el jefe provincial de la dirección general, Iván Jacob Dubó, “dio respuesta al Ord. ACER. N° 553- 2006, realizando la devolución a la organización de usuarios, de los antecedentes del proyecto ya mencionado, sin tramitar la solicitud de aprobación, por cuanto conforme al ‘Manual de Normas y Procedimientos para la Administración de Recursos Hídricos’ las obras consideradas a ejecutar en el Embalse Recoleta, no están consideradas en la aprobación de este tipo de proyectos por parte de la Dirección General de Aguas, toda vez que este contempla la modificación de una obra de acumulación existente”.
Por lo tanto, estiman que la Asociación de Canalistas del Embalse Recoleta se ajustó de “buena fe” a la legislación y normativa existente a la fecha, “ya que el artículo 294 del Código de Aguas, no contempla la modificación de obras hidráulicas existentes, si no solo la construcción de las obras que se señalan”.
En virtud de estos alegatos y antecedentes, la institución encargada de la gestión y administración del recurso hídrico manifiesta que ACER “aduce que actuó de buena fe en la construcción realizada sin los permisos requeridos, toda vez que mediante Ord. N° 109 de 24 de abril de 2007, DGA Región de Coquimbo, Provincia de Limarí, se les indica que las obras a ejecutar en el Embalse Recoleta, no están consideradas en la aprobación de este tipo de proyectos por parte de la Dirección General de Aguas”. Además, agregó que “sin perjuicio de lo argumentado por ACER, lo señalado anteriormente en Ord. N° 109-2007, es del todo improcedente, por cuanto al tenor del artículo 295 inciso 1° del Código de Aguas señala que ‘la Dirección General de Aguas otorgará la autorización una vez aprobado el proyecto definitivo y siempre que haya comprobado que la obra no afectará la seguridad de terceros ni producirá la contaminación de las aguas’. Conforme a lo anterior, las condiciones técnicas que deben cumplir las obras afectas al permiso indicado en el artículo 294 del mismo cuerpo normativo, abarcan tanto la fase de proyecto, construcción y operación de las obras”.
Es así, como el documento asevera que “es evidente que hubo un error manifiesto en la interpretación de la normativa vigente por parte del Sr. Jefe Provincial de Limarí, DGA Región de Coquimbo”.
Por último, en la resolución, la DGA, tal como se indicó más adelante, resuelve que la entidad que agrupa a los usuarios de la presa tendrá 90 días para presentar un proyecto de reparación total del peralte del vertedero de excedencias. Asimismo, que ese plan de arreglo “deberá abordar, en lo inmediato, la destrucción total del peralte ejecutado en el labio del vertedero” debiendo la asociación de canalistas presentar los antecedentes de ingeniería para su autorización y vigilancia.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *