Los acuerdos con empresa SACYR que complican al municipio de Coquimbo

Publicado bajo: Economía y Desarrollo,Infraestructura y Construcción,Política |

Los acuerdos con empresa SACYR que complican al municipio de Coquimbo

No ha sido simple el desarrollo de las obras para el edificio municipal de Coquimbo, que originalmente presupuestaba una inversión de $11mil millones para toda la obra, pero que hoy se empina sobre los 24 mil millones tan solo para terminar con la obra gruesa.
A pesar de aquello, el secretario de planificación comunal, Claudio Telias, es optimista y asegura que se estaría avanzando para volver a modificar el contrato por cuarta vez, para que la misma empresa pueda concluir su trabajo.

René Martínez /
Víctor H. Villagrán

consistorial coquimbo

 

 

 

La historia del edificio es compleja, entre medio y entre otras cosas, ocurrió el tsunami de 16 de septiembre de 2015 que habría aumentado los costos de la obra.
Hoy el escenario está en la espera de suplementos de fondos por $3.900 millones que ya fueron solicitados al gobierno regional, desde donde se habría devuelto inmediatamente esa solicitud, exigiendo que antes de si quiera ver ese suplemento se arreglen previamente las observaciones existentes a un controvertida modificación de contrato celebrada el 13 de septiembre del año pasado en la 16ª notaría de Santiago, de Antonieta Mendoza Escala y que lleva la firma del alcalde de Coquimbo Marcelo Pereira Peralta en representación del municipio de Coquimbo y de Juan Antonio Marín, por la empresa SACYR.

 
En síntesis, dicha modificación de contrato, denominada “modificación número 3” considera concesiones o beneficios muy favorables para la empresa SACYR , y que estaban fuera del contrato original, como es por ejemplo la división de lo que restaba para la ejecución del edificio en “dos etapas”.
Según el acuerdo, la empresa se comprometía a terminar la Obra Gruesa (primera etapa) en el plazo de un año, considerando estructuras de hormigón armado, estructuras metálicas, canalizaciones y pasadas eléctricas y sanitarias que discurren por dentro de la estructura de hormigón armado, suministro de equipos de climatización y electricidad, fachadas ventiladas, muros cortina, ventanas y lucarna vidriada.
Pero, además de aquello se consideraba que en caso de no llegar a acuerdo contractual para la “Etapa 2” para concluir todos las terminaciones y detalles del edificio, el contrato con el municipio terminaría ipso facto, reduciendo de paso las garantías por la obra y estableciendo una extraña figura de “recepción única” a cargo de una comisión de recepción, sin considerar recepción provisoria por la Dirección de Obras Municipales y con un plazo muy limitado para posibles observaciones a la ejecución, trámite con el cual se podrían pedir casi inmediatamente la devolución de las boletas de garantía.

 
VISIÓN DEL MUNICIPIO: “LIMPIAR EL CONTRATO”
Al respecto, el secretario de planificación comunal de Coquimbo, Claudio Telias, señala que “como municipio tenemos reuniones semanales con SACYR respecto a los distintos avances de las obras y al tema de poder llegar a acuerdo de los valores de las terminaciones, que en algún momento se tuvieron en tela de juicio, y que fue uno de los temas que llevaron a la paralización de las obras”.
“Acá hay dos temas: Sacyr siguió construyendo y cuando se paralizó la obra, a Sacyr se le debían 2.040 millones de pesos, si no me equivoco. Esos financiamientos se consiguieron, el 50% con el Gobierno Regional y el otro 50% lo aportó el municipio. Esa plata fue cancelada en diciembre del año pasado, obviamente con las retenciones que corresponde y Sacyr ya estaba con su ritmo de ejecución de obras normales, específicamente con la obra gruesa”.
“A la fecha, Sacyr ha cursado dos estados de pago que han ingresado al Gobierno Regional y que están aprobados por la Inspección Técnica Municipal y eso el Gobierno Regional los devolvió y los retuvo y no los pagó, aduciendo que el contrato número tres que firmamos nosotros con Sacyr, en algunos ítem vulnera el convenio mandato que firmamos entre las partes”.

 
“Nuestro abogado jurídico municipal y el abogado jurídico de Gobierno Regional ya llegaron a un acuerdo de la modificación número cuatro para limpiar ese contrato y sacarle las cosas que de alguna manera el Gobierno Regional entendía que vulneraban el convenio de mandato que tenemos entre las partes que hoy está en poder de Sacyr, pero Sacyr está disponible a firmar eso, pero se siente presionado porque no se le han cancelado los estado de pagos de las obras que hasta la fecha han ejecutado y que están con los estado de pago cursados, aprobados y que el Gobierno Regional devolvió”.
“La otra arista es el suplemento de las obras, que tiene que ver con el acuerdo con las terminaciones que hoy tenemos con Sacyr y que va a formar parte del contrato que estamos hoy día en acuerdo de firma con Sacyr y el Gobierno Regional, que es el número cuatro”.

 
“En eso estamos trabajando durante todas las semanas con Sacyr, dado que somos la unidad técnica y hemos tenido, desde que tomó posesión el actual gobierno y el equipo técnico que está trabajando en el Gore, cuatro o cinco reuniones, también con la intendenta, quien ha tenido al menos dos reuniones con nosotros en el mismo tenor. Es que siempre ha estado la voluntad de ayudarnos y nosotros estamos trabajando junto con ellos en tratar de subsanar esas informaciones que a juicio del Gobierno Regional, de alguna u otra manera vulneran ese convenio que tenemos entre nosotros”.
“Ahora, el tema esperamos definirlo lo más pronto. La gerencia de Sacyr tuvo una reunión con nosotros el día de ayer (miércoles) y que fue recibido por el suscrito, el asesor jurídico municipal, también estaba el jefe de gabinete, pero la posición de Sacyr es que ello están dispuestos a firmar la modificación número cuatro, respetar el acuerdo que tenemos de terminaciones, pero encuentran insólito que el Gobierno Regional le retenga lo estados de pago de obras que efectivamente ellos han realizado y están debidamente autorizadas”.
“También existe un acuerdo con la etapa dos y forma parte del contrato número cuatro que vamos a firmar (…) Terminar la obra costará 3.900 millones de pesos más la obra completa”.
“Insisto. Existe una voluntad política del Core, que lo ha manifestado varias veces y estamos en condiciones de, en una semana más, hacer el ingreso de este (solicitud de) suplemento, aunque también el Gobierno Regional nos condiciona de que tiene que estar firmado primero la modificación de contrato número cuatro”.

 

EL LEASEBACK
Tema aparte es que se ha mencionado que algunos aportes municipales para el edificio se obtendrían mediante un leaseback, que hoy está intentando conseguir el edificio. “Intentar”, puesto que debe pasar primero por una autorización del gobierno central y luego por un proceso de licitación pública, que en el caso de La Serena ha demorado más de dos años y a{un no logran percibir el dinero.
Al respecto, Telias es optimista. “El leaseback fue ingresado hace dos semanas a autorización de la Dipres, que tiene un plazo máximo de 60 días para pronunciarse y después nosotros entrar en un proceso de licitación para este proyecto, pero no tiene nada que ver con los aportes municipales, ya que la municipalidad cumplió parcialmente con los aportes que le han correspondido, aunque sí nos falta un remanente, pero siempre hemos estado disponibles a cumplir los compromisos que hemos adquiridos”.

 

 

 

 

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *