Buscan incorporar productos marinos regionales a dieta escolar de JUNAEB

Publicado bajo: Economía y Desarrollo |

Como ejemplo, hoy, los alumnos hoy consumen al mes sólo pequeñas porciones de atún importado, jurel en conserva o el polémico “pangasius” cuyo valor nutritivo es casi nulo y contiene un 18% menos proteína que la merluza o el lenguado chileno.

“Lo que nos interesa es que podamos influir en la salud futura de los niños. Mientras más productos del mar consumes y puedas integrar más ácidos grasos como el Omega 3, el DHA y el EPA vas a tener una adultez o una vejez mucho más sana, porque eso tiene atributos positivos en múltiples órganos del cuerpo: cardiaco, respiratorio, neurológico y te permite a futuro, esto es una hipótesis; que el gasto público en salud vaya a ser menor”, afirmó el su gerente general, Guillermo Molina.

“Lo que nos interesa es que podamos influir en la salud futura de los niños. Mientras más productos del mar consumes y puedas integrar más ácidos grasos como el Omega 3, el DHA y el EPA vas a tener una adultez o una vejez mucho más sana, porque eso tiene atributos positivos en múltiples órganos del cuerpo: cardiaco, respiratorio, neurológico y te permite a futuro, esto es una hipótesis; que el gasto público en salud vaya a ser menor”, afirmó el su gerente general, Guillermo Molina.

La importancia nutritiva de los alimentos provenientes del mar es innegable. Pescados y mariscos entregan proteínas, vitaminas y minerales esenciales para la población. No obstante y a pesar de que el Océano Pacifico baña sus costas por casi 4300 kilómetros (8 mil si se suma la Antártica), Chile es un país que no consume en gran cantidad estos productos. De hecho, mientras que la media mundial es de 20 kilos anuales per cápita, en nuestro país solo es de 7 kilos por cada habitante (sólo un 9,2% de los chilenos come 2 veces a la semana pescado o mariscos). Es así que a comienzos del año 2017 nace en la Región de Coquimbo “Más Mar”, iniciativa que posee como uno de sus lineamientos más importantes, el aumento del consumo de productos marinos entre las personas especialmente entre los niños y jóvenes.

EXHIBICIONES Y PROMOCIÓN
En esta dirección es que desde hace algunos meses se viene trabajando con la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) para que los alimentos de origen marino se puedan incorporar en la dieta de su Programa de Alimentación Escolar (PAE).
“Con Junaeb tuvimos un acercamiento muy valorable a nivel nacional y regional. Logramos generar acciones de promoción de productos del mar en las tres provincias de la región (…) abordamos cerca de mil niños y niñas con tres mil degustaciones de jurel, empanadas de jurel, jibia en ceviche y para eso contábamos con unos chef. Entonces, a través de una estrategia lúdica, hacíamos que los niños probaran estos alimentos y nos fue súper bien”, señaló Guillermo Molina, gerente de “Más Mar”.
Estas exhibiciones permitieron que a los responsables de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas se les plantearan ciertas inquietudes acerca de los alimentos ofrecidos a los estudiantes por parte del PAE. “Esto nos permitió tener una conversación desde el punto de vista de algunos productos que se están dando en la Junaeb y que nosotros hemos analizado técnicamente y que sin lugar a dudas hay que reemplazarlos”, agregó.

¿QUÉ COMEN LOS ALUMNOS?
Respecto a  los productos marinos chilenos que los alumnos consumen, la entidad encargada de la ayuda escolar y becas, indicó que los adscritos al Programa de Alimentación reciben en su ensalada, durante su enseñanza pre básica y básica, atún dos veces al mes como mínimo (10 gramos), mientras que en el almuerzo lo hacen mensualmente cuatro veces, de las cuales dos como máximo es pescado (generalmente se utiliza jurel en conserva), una vez como mínimo filete de pescado y una vez como mínimo, atún (60 gramos).
En tanto, los jóvenes pertenecientes a la enseñanza media consumen en su ensalada atún mensualmente dos veces como mínimo (10 gramos) y en su almuerzo lo hacen cuatro veces al mes, de las que dos veces como máximo es pescado (jurel en conserva casi la mayoría de las oportunidades), una vez como mínimo filete de pescado y una vez como mínimo 80 gramos de atún.
Dentro de esta dieta y específicamente del pescado, algunas empresas prestadoras  optan por comprar él, a estas alturas, polémico Pangasius. Este es conocido en muchas partes del mundo como “pez rata” debido a que se cultiva en el Río Mekong en Vietnam en donde confluyen las aguas servidas de miles de viviendas e industrias instaladas en su ribera.
Según información perteneciente a la Base de Datos Española de Composición de Alimentos (BEDCA) y al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), el Pangasius tiene un 18% menos de proteína que la merluza o el lenguado. “Su valor nutricional es cero, nulo. Entonces, lo que queremos y así lo conversamos con la Junaeb, es lograr que se pueda cambiar ese producto por uno regional o nacional donde, en cualquier atributo, nuestros productos están muy por arriba”, afirmó Molina.
Es así que destacó que los alimentos de la zona tienen al menos 15 veces mayor concentración de Omega 3, por ejemplo.

SALUD FUTURA
Por último, el gerente de “Más Mar”, aseveró que “lo que nos interesa es que podamos influir en la salud futura de los niños. Mientras más productos del mar consumes y puedas integrar más ácidos grasos como el Omega 3, el DHA y el EPA vas a tener una adultez o una vejez mucho más sana, porque eso tiene atributos positivos en múltiples órganos del cuerpo: cardiaco, respiratorio, neurológico y te permite a futuro, esto es una hipótesis; que el gasto público en salud vaya a ser menor”.

Iniciativa pionera a nivel nacional
“Más Mar” es una iniciativa estratégica público privada que se desarrolla al alero de CORFO .
Entre los integrantes de su directorio se encuentran representantes de Sonapesca, la Federación de Trabajadores del Mar, la pequeña y mediana empresa del sector pesquero, representantes de los empresarios y también de a UCN, entre otros.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *