Área Marina Protegida en costa de La Higuera y prohibición de Pesca de Arrastre de Fondo: temas que preocupan a los pesqueros al finalizar el 2017

Publicado bajo: Pesca y Acuicultura |

Está terminando este 2017, período marcado por el primer lapso de gestión del coquimbano Osciel Velásquez al frente de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca). Importancia del mar, alimentación saludable basada en los productos marinos nacionales, sustentabilidad, además, del combate a la pesca ilegal y la internacionalización de la entidad, han sido los ejes de su administración. Sin embargo, recientes anuncios por parte del Gobierno han puesto al gremio en “estado de alerta”.

Ex pescador artesanal, ex buzo, alejado de las grandes empresas pesqueras industriales, además, de presidente de la Asociación de Industriales y Armadores Pesqueros de la Región de Coquimbo (AIP) y dueño, junto a sus hermanos, de la pyme Bracpesca; dedicada a la extracción y comercialización de camarones, gambas y langostinos. Ese es Osciel Velásquez Hernández de 60 años, nacido en Coquimbo y quien desde hace un año es presidente de la Sociedad Nacional de Pesca (Sonapesca).
A pesar de que colaboró estrechamente con el ex presidente de Sonapesca, su irrupción fue tomada con sorpresa por personas ligadas a este ámbito, al ser un rostro no asociado a las grandes pesqueras que lideraron este gremio durante el último tiempo.
Han sido años convulsionados para la pesca en Chile. Durante el Gobierno de Sebastián Piñera se promulgó la polémica Ley de Pesca, la que a través de estos años ha sido cuestionada en su contenido y alcances, pero sobretodo, tras revelarse que parlamentarios e incluso, el ministro de Economía, Fomento y Turismo de esa administración, Pablo Longueira, recibieron presiones para crearla y aprobarla. Muchas de estas acusaciones también salpicaron a grandes empresas pesqueras ligadas a Sonapesca, por lo que la elección de Velásquez fue tomada también como un revulsivo y una forma de “refrescar” este gremio.
Su gestión se ha caracterizado por ejes significativos: la importancia del mar, una alimentación saludable basada en los productos marinos nacionales, la sustentabilidad, además, del combate a la pesca ilegal y la internacionalización de la entidad que preside.
“Partimos posicionando la importancia del mar. Destacamos los empleos que genera la industria pesquera, alrededor de 80 mil puestos de trabajo de calidad (…) estamos innovando permanentemente y buscamos formas de mejorar; por ejemplo, estamos saliendo de lo típico de hacer harina (de pescado) y generando productos con valor agregado”, manifestó en declaraciones el dirigente.
Destacó, además, que como organización quieren fomentar la alimentación saludable, aumentando el consumo de productos del mar y por último, “un eje es la sustentabilidad, el combate a la pesca ilegal y también, la internacionalización de Sonapesca. Tenemos un asesor internacional con el que estamos relevando la posición de Chile en el aspecto pesquero. Somos parte importante de la ORP, colaboramos activamente con la FAO, entre otros organismos internacionales”, finalizó.

PROBLEMAS CON EL GOBIERNO
Pero no todo ha sido tranquilidad para el gremio de los pesqueros industriales durante el último año, ya que dos temas han preocupado al sector: la creación de áreas marinas protegidas y la prohibición de la pesca de arrastre en el 98% de la Zona Económica Exclusiva de nuestro país.
Recientemente se anunció que la administración Bachelet crearía en el sector costero de La Higuera, un Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos (AMCP-MU). Iniciativa que según informaciones, sería presentada durante el mes de febrero. Ante esta situación, el gremio pesquero se ha molestado, pues según lo que han dicho, esta medida ni siquiera ha sido consultada a la entidad. Descontento que se focaliza en que al instaurarse una AMCP-MU en la costa norte de la Región de Coquimbo, una actividad como la pesca debería hacerse “de manera sustentable”, incluyendo este concepto varias limitantes al ejercicio de su trabajo.
Otro tema que ha sacado ronchas en estos últimos meses, ha sido el de restringir la pesca de arrastre. Al respecto, desde Sonapesca también manifestaron su desacuerdo con esta medida, asegurando que modifica “las reglas del juego de artesanales, industriales y trabajadores” y que son “comunicadas a la opinión pública por las autoridades sin haber sido socializadas antes con todas las partes interesadas en las instancias establecidas en la institucionalidad vigente para estos temas (como son los Comités de Manejo de las Pesquerías, Comités Científicos y Comités Zonales)”.
Agregando que “esto evidencia una falta de ánimo de diálogo por parte de la autoridad, que entorpece la posibilidad de aportar antecedentes técnicos y científicos a la discusión. Una vez más vemos una medida que no tiene ningún fundamento técnico que la avale y carece de un elemento fundamental: el informe científico técnico”.
Por último, la asociación pesquera industrial, manifestó que los pesqueros coquimbanos dedicados a la extracción de crustáceos demersales (camarón nailon, langostino amarillo, langostino colorado, entre otras especies), serían uno de los afectadas en el caso de que esta prohibición se lleve a cabo.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *