Declaran nuevo Santuario de la Naturaleza «Humedales de Tongoy» con cerca de 1.500 especies endémicas

Publicado bajo: Economía y Desarrollo,Medio Ambiente |

La nueva área protegida comprende, de 105 hectáreas, es el hábitat de 131 especies de aves, que representan cerca de un 25% de las especies residentes o visitantes del país.

Luego de un arduo trabajo, finalmente el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, encabezado por el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, aprobó la creación del Santuario de la Naturaleza Humedales de Tongoy, ubicado en la comuna de Coquimbo, el que comprende un área total de 105 hectáreas distribuidas en tres sectores: Salinas Chica, Salinas Grande y Pachingo.
«La protección de nuestros humedales es clave para el futuro de uno de nuestros ecosistemas más ricos en biodiversidad, pero también porque prestan servicios muy importantes para las ciudades y sus habitantes, principalmente en lo que respecta a la mitigación de fenómenos climáticos extremos causados por el cambio climático. Este valor en la protección frente a los desastres naturales quedó demostrado en el tsunami de 2015», dijo el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena.

ENDÉMICAS
En tanto, el Seremi del Medio Ambiente de la Región de Coquimbo, Eduardo Fuentealba, destacó que «la declaración de este Santuario de la Naturaleza significa la culminación de un trabajo arduo establecido en una mesa de trabajo integrada por la comunidad de Tongoy y algunos servicios vinculados. Hacemos parte de este logro a la Agrupación Cultural David León Tapia, quienes han perseverado en este esfuerzo junto a la Seremi del Medio Ambiente y la colaboración de la Seremi de Bienes Nacionales. La importancia de proteger es que estos humedales corresponden  a uno de los 34 puntos reconocidos mundialmente como de importancia global para la conservación de la biodiversidad, ya que contiene cerca de 1.500 especies endémicas, de las cuales 131 son aves».
Los humedales proveen una serie de servicios ecosistémicos, como la retención y remoción de nutrientes, la estabilización de la línea costera, captura de carbono, contención de sedimentos, provisión y mejora de la calidad del agua, atenúan la intensidad y altura del oleaje, y aminoran el efecto de tormentas, inundaciones y otros desastres naturales.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *