Empresa que construyó carretera eléctrica Cardones-Polpaico debe más de 3.600 millones de pesos a ex contratistas

Publicado bajo: Minería y Energía |

Isolux Corsán, empresa subcontratada por InterChile para encargarse de la instalación de antenas de alta tensión en el tramo dos del proyecto, quebró y dejó sin pago a más de 600 personas. Compañía española ya había tenido problemas con otras cuatro licitaciones en Chile, las cuales le fueron caducadas por no cumplir con los plazos, entre otras irregularidades.

Con una inversión de aproximadamente 1.000 millones de dólares y 753 kilómetros de extensión, la construcción de la carretera eléctrica que unirá las subestaciones de Cardones en la Región de Atacama y Polpaico en la Metropolitana y que tiene por objetivo reforzar el Sistema Interconectado Central (SIC), mediante la construcción de 1700 torres de alta tensión, se ha convertido en una de las obras más importantes y también más polémicas durante el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet. A la oposición de las comunidades en donde se instalarán las edificaciones debido a que supuestamente podrían afectar zonas de gran valor ambiental, turístico, agrícola o paleontológico, tales como el Valle de Elqui, ahora, se suma el problema que enfrenta a ex contratistas con InterChile; empresa encargada de la cimentación de las estructuras eléctricas.
Decenas de trabajadores que laboraron en la edificación de las torres de alta tensión mantienen un litigio con Isolux Corsán, empresa de capitales españoles que fue subcontratada por InterChile y que quebró, quedando debiendo a sus contratistas más de 3.600 millones de pesos.
«Esta empresa quebró y por lo tanto dejó una seguidilla de deudas, de pagos pendientes a varios contratistas y trabajadores. Esto se ha arrastrado por bastante tiempo, ya que en el mes de mayo fue la última vez que se acercó la empresa InterChile, como mandante, a intentar poder arreglar la situación con nuestros proveedores. El tiempo ha pasado, han existido muchas reuniones a nivel ministerial y de Gobierno…y nada ha ocurrido», afirmó Pablo Ogalde, Presidente de la Asociación de Micro, Pequeños y Medianos Empresarios de Vallenar.
Isolux Corsán es una empresa que tiene su sede central en Madrid, España y que desarrolla infraestructura para industrias, energía, además, de medio ambiente en 40 países de cuatro continentes. En julio de este año solicitó su quiebra debido al impedimento para poder pagar a empleados, proveedores y entidades financieras. Antes, en el año 2012, se había adjudicado por 39 millones de dólares, la construcción del tramo dos del proyecto «Plan de Expansión Chile LT 2×500 kV Cardones-Polpaico», correspondiente a la instalación de torres eléctricas en 212 kilómetros, entre las subestaciones Maitencillo y Pan de Azúcar.
En las 170 torres de alta tensión que alcanzó a levantar Isolux antes de declararse en quiebra, emplearon a unos 600 trabajadores y a 87 empresas contratistas de la Región de Atacama, Coquimbo, Metropolitana e incluso de Los Lagos; a quienes hoy en día se les adeuda unos 3.660 millones de pesos. «También hay trabajadores a los que no se les han cancelado sus finiquitos, ni sus últimos sueldos», manifestó Ogalde.
«El Gobierno no tiene ninguna voluntad de meterse en el tema. Ellos están ajenos. Dicen que es un tema entre privados, en consecuencia que es el Estado quien le entregó el proyecto a esta empresa InterChile (…) no quiere reconocer (el Gobierno) y está a la vista que es un proyecto público, es un proyecto emblemático de Michelle Bachelet», aseveró finalmente el líder gremial.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *