Finalmente Puerto de Coquimbo tendrá inversión de US$85 millones pero no se considerará ampliar periodo de concesión a TPC

Publicado bajo: Comercio,Economía y Desarrollo |

La apuesta es tener una remozada terminal marítima a fines del 2020 que duplicará la actual capacidad, alcanzando hasta las 3,5 millones de toneladas anuales. Se estima incluso que este año el proyecto podría ingresar a tramitación ambiental y que dicha carga podrá soportar el volumen proyectado posterior a la construcción del túnel Agua Negra.
Consensuado, pero no firmado. Es la premisa de las conversaciones entre la Empresa Portuaria Coquimbo (ex EPCO, hoy Puerto Coquimbo) y la concesionaria TPC están en su fase terminal, luego que la firma presentara una modificación al contrato original tras haberse adjudicado el 2012 la explotación del principal terminal marítimo de la IV Región.
Y es que tras el terremoto y tsunami del 16 de septiembre del 2015, la compañía del grupo Ultramar expuso cambios para realizar una sola gran inversión en el recinto portuario que implicaba extender el periodo de funcionamiento desde los 20 años adjudicados, por otros 10 años más.
Sin embargo, la evaluación final de la estatal incluyó un estudio que desechó tal ampliación. “Se hicieron dos tipos de actividades: una estimación conceptual, gruesa de cuánto costaría todo el contrato. Esa la información que nos dio el terminal portuario la sometimos en evaluación de un consultor que contrató nuestra empresa y está resuelta. Además se está trabajando en aspecto de la ingeniería de detalles”, dice la presidenta del directorio de Puerto Coquimbo, Sally Bendersky.
Gonzalo Fuentes, gerente General de TPC, sostuvo, en marco de la conformación de la Comunidad Logística Portuaria Coquimbo, que se está trabajando en “un sueño portuario, en construir un puerto y en lanzar el famoso finger pier (muelle de penetración)”. “Vamos a tener acá una mega estructura”, acotó.

DETALLES
Claudio Ormeño, gerente General de Puerto Coquimbo, cuenta que TPC había presentado un proyecto para que ésta lograra los 10 años más de concesión. “Eso nosotros lo evaluamos, y técnica y jurídicamente no era factible. Si bien, valoramos la iniciativa, hoy la realidad es otra. Llegamos a consenso con eso, solo estamos hablando que el contrato de concesión propiamente tal, dentro de los 20 años, estamos logrando el mejor proyecto para esa obligación que ellos adquirieron”, puntualiza.
Precisa también que la inversión de la firma privada ascenderá a los US85 millones, coyo monto compromete la construcción del finder pier, pero además mejoras y refuerzos en los actuales sitios 1 y 2.
“Hoy, nos queda trabajar en el diseño de criterios específicos, que ya no son ingenierías conceptuales, sino básicas, y en forma paralela se está trabajando en la presentación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA).
La idea, agrega, es seguir apostando a que “la obra va a estar terminada en diciembre del 2020”. Por ello, prosigue, el EIA sería presentado este año a tramitación ambiental, pero dependerá del concesionario, junto a su equipo de consultores, el tiempo de cuándo se ingresa a evaluación.

CARGA
Como capacidad portuaria, el puerto de Coquimbo soporta actualmente entre los 1,5 a 1,7 millones de toneladas anuales.
“Lo que estamos proyectando, con este nuevo sitio tres, es que vamos a tener una capacidad de movilización de carga cercana a los 3 y 3,5 millones de toneladas”, asegura Ormeño. Así, el terminal marítimo se ajustaría a la demanda para los próximos 20 años. Por ejemplo, si el puerto de Coquimbo, en 2016, cerró con una transferencia de en 830 mil toneladas, en lo que va del 2017, llega a las 630 mil toneladas –dato de fines de agosto– y su proyección es cerrar el presente ejercicio con un millón de toneladas.
“Y para los años futuros, (el fin) es que podamos llegar entre los 2 millones y los 2,5 millones de movilización de carga”, añade.

AGUA NEGRA Y ÁREAS PORTUARIAS
Con la licitación y posterior construcción del túnel Agua Negra, mega obra de US$1.500 millones que unirá a la IV Región con la provincia de San Juan (Argentina), se estima un flujo permanente de camiones que buscarán desembarcar productos en el puerto de Coquimbo.
“Estamos disponibles para la carga que se avecina. Pero pensemos en la industria y en que el túnel va a estar cercano a los 8 y 10 años más, y los proyectos portuarios demoran alrededor de los tres años desde una idea a la concreción”, destaca Ormeño.
En ese sentido, el ejecutivo piensa que el puerto de Coquimbo está preparado inclusive no solo para el funcionamiento de la obra binacional, sino frente a las definiciones de los instrumentos de planificación territorial, tales como el Plano Regulador Interprovincial (PRI) Elqui, que prevé en La Higuera una geozona destinada a la construcción de nuevos recintos portuarios.
Sin embargo, Ormeño afirma, que si bien el PRI Elqui vislumbra el área costera de esa comuna “con características técnicas que permitan el desarrollo de infraestructura portuaria”, también habrá que considerar otras variables para su ejecución en esa zona, debido a que la bahía de Coquimbo es una “zona de abrigo”, esto es el espacio necesario para dar seguridad en la operación de las grandes naves.
“(Cuando) nos cambiamos de bahía, tenemos que pensar en construcciones de molos de abrigos, por lo tanto son altas inversiones que hay que pensarlas como un todo para hacerlas más eficientes”, sentencia.

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *