Cruzada mistraliana

Publicado bajo: Cultura,Educación,Sin categoría |

Por Rodrigo Marcone

Región Gabriela Mistral

Sí. En tiempos de crisis nacional, necesitamos una cruzada mistraligabriela mistralana. Sabemos que la vida, en ocasiones, nos ofrece ejemplos de impensadas salidas de situaciones difíciles. Siempre que para ello acudamos al pensamiento correcto.

En el decir de los pueblos originarios, aquel que nace en el corazón, se instala luego en la mente para validarse, y  es nuevamente, conducido por el corazón al noble fin que le da origen. Entonces, se nos abre un abanico de posibilidades. Cierto, lo sabemos, no es práctica actual eso de pensar con el corazón. Nos preguntamos, tenemos casos de pensamiento desde el corazón en Chile. E incluso, los más escépticos podrán pensar con legítima duda, desde su paradigma tecnocrático, obvio, aquello no es posible. Y menos aún lo es hoy en un Chile sometido a intensas tensiones sociales, que amenazan según algunos ilustres las bases mismas de la institucionalidad.

A quién acudir, cómo salir del atolladero extendido en nuestro territorio físico y virtual de las redes sociales. Hoy donde todos aparecen cuestionados y salpicados por diversos barros pestilentes que en nuestra ingenuidad no creíamos ya posible.

Dos años de innumerables escándalos, ya conocidos por todos, han debilitado el alma del país. El financiamiento ilegal de la política al comienzo. Fuimos todos inicialmente sorprendidos, luego, indignados y enfrentados a un cuento de nunca acabar, con nuevos escándalos en otros ámbitos. Ya la frustración y cierto tono apocalíptico se instalan por doquier. Si no hacemos algo el país va directo al despeñadero, piensan algunos. Otros, llaman a no creer en cantos interesados en mantener el statu quo. Claman voces desde todos los confines. Se buscan salvadores. Se ofrecen otros nobles salvadores. El país vale todo sacrificio, dicen. Miramos a lado y lado, y no encontramos respuestas. No nos convencen del todo. Será tanta su nobleza como decía un ilustre comediante del norte.

Afortunadamente, esta tierra de Chile ha sido bendecida con la voz preclara de Gabriela Mistral. Es nuestra. Sale de su corazón infinito, donde todo y todos cabemos. Allí está siempre viva. Ya sabemos, también Neruda se inclina agradecido ante…»su voz profundísima». Aquella abrevada en unos sencillos caseríos precordilleranos, con la cual nos habla o mejor canta sus recados a Chile. Su pensamiento nace allí en el fondo de su corazón chileno y americano.  Nos interpela a todos. Empresario dónde estuviste allí para encauzar la tarea de la industrialización para todos, y no sólo para tu propio interés? Y tú, político, llevaste en tus escritos las demandas de tu gente? Periodista y medio, cual fue tu rol en todo este caos que nos agobia? Desde dónde nacieron las palabras que luego nadie pudo recoger?

Frente a la crisis nacional de paternidad discutida,  dice Gabriela  «Toda naturaleza es un anhelo de servicio…Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú; Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú; Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, acéptalo tú. Sé el que aparta la piedra del camino, el odio entre los corazones y las dificultades del problema.» Nos invita a enfrentar las situaciones sin esquivar el bulto mirando hacia otra parte, sea el estado, los gremios, pero siempre otro, no yo,  sino el del frente, o en el mejor de los casos, el del lado. Nos dice hazte cargo tú allí,  donde puedas actuar, Debes Hacerlo.

Frente al problema de la infancia, dice «El futuro del niño es siempre Hoy. Mañana será tarde». Frente a los problemas de las políticas públicas, señala «Todo esfuerzo que no es sostenido se pierde».  Frente al problema del medioambiente. Nos dice…»Toda cultura empieza por la tierra». Entonces, dónde en nuestras urbes de cemento con escasos parques podrá darse…»Cuando camino todas las cosas de la tierra se levantan y me paran y cuchichean y es su historia lo que cuentan» y dónde correrá…»El agua ágil y sin objeto propio». Y en relación a Chile y su inserción en el mundo, clama alborozada «¡América y sólo América! ¡Qué embriaguez semejante futuro, qué hermosura, qué reinado vasto para la libertad y las excelencias mayores!

En fin, Gabriela es una pensadora egregia que no dejó tema por tocar con su mirada atemporal y profundamente humana, como señala sobre sí misma «…ella nació como una guardiana de la vida y como una socia natural de todos los negocios vitales».

Qué ocasión providencial entonces para iniciar la cruzada mistraliana para Chile, que su palabra luminosa esté en los informes de los técnicos, de los políticos, especialmente, de los asesores de los políticos. Vaya a los matinales de TV y columnas de los diarios impresos, se viralice en las redes sociales, y hagamos una especie de «Gabriela Go» en los libros, en el google, en las bibliotecas, para encontrar  la palabra necesaria que aclare el sentido profundo de nuestro quehacer, que coloque al hombre, la mujer y los niños en el centro de las discusiones y donde la jerigonza técnica deje de embolinarnos la perdiz, escondiendo tras falaces altruismos,  las mentiras de turno. Que no nos pasen gato por liebre en la AFP, que son muy buenas para el mercado de capitales pero nefastas para las pensiones de la mayoría de sus afiliados. Súmate con nosotros, hazte un ferviente mistraliano, lee, discute y propaga a otros la palabra cegadora y feliz de la mayor conciencia espiritual de Chile, porque el país la necesita y merece.

Saludos cordiales

Rodrigo Marcone

Región Gabriela Mistral

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *