ARQUEOLOGÍA: ¿Cómo pudieron desaparecer los restos del único Mastodonte encontrado en el Valle de Elqui?

Publicado bajo: Destacadas,Economía y Desarrollo |

Herbívoro se extinguió en el período conocido como Holoceno, hace entre 10 mil y ocho mil años. Doctor en Arqueología Mario Rivera del Museo FIELD de Historia de Natural de Chicago, afirmó que la zona de Las Rojas, donde fue encontrado hace 27 años, aun esconde un tesoro que podría entregar información relevante sobre el poblamiento humano de la región. 

mastodon remains Las RojasEn agosto de 1989, la apacible localidad de Las Rojas se vio convulsionada tras el descubrimiento fortuito de los restos de un mastodonte. En esa época don Eliseo Volta quien era dueño del sitio del hallazgo, se encontraba efectuando trabajos en su parcela, sin pensar que dejaría al descubierto los vestigios de este gran herbívoro del pleistoceno.
Coincidentemente la noticia llega a oídos de la arqueóloga peruana Diana Wagner, la que residía en la misma zona, y quien tras inspeccionar los restos decide comunicar la noticia al Museo Arqueológico de La Serena.
Es así como un grupo de profesionales de esa institución se trasladaron hasta el lugar del hallazgo. Uno de ellos fue el arqueólogo Marko Biskupovic quien así recordó dicho episodio. «En el rebaje que hicieron para sacar tierra o rebajar la terraza, quedó expuesta una cabeza de estos grandes herbívoros pleistocénicos tardíos que por las características que tenia, era un Mastodonte», afirmó.
Más adelante, el arqueólogo recordó lo más insólito de esta historia. «Como pasó tiempo sin que se decidiera que hacer con el sitio y pese a que el cráneo tenía una protección, la gente como botín de guerra fue desarmando este cráneo y la evidencias finalmente se perdió. Hasta el mismo museo llegó gente tratando de vender algunas piezas de este Mastodonte», indicó.
Es decir, la evidencia de la presencia en la zona del Valle de Elqui de este Mastodonte, extinto hace al menos 8 mil años, se esfumó sin dejar rastros. Lo único que logró ser recuperado y entregado al museo, fue un molar que se encuentra en perfecto estado de conservación.

RELEVANCIA INTERNACIONAL
A juicio del doctor Mario Rivera, uno de los arqueólogos chilenos más destacados y que se desempeña en el Museo FIELD de Historia Natural de Chicago (Estados Unidos), la relevancia de este hallazgo producido hace 27 años es muy superior a lo que hasta ahora se ha señalado.
«Todos estos sitios son claves, importantes y no existen tantos como para desechar sitios y decir dejémoslo y optemos por otro más tarde. No es esa la situación. Ese sitio es además importante porque las defensa estaban intactas, muy bien preservadas…estaban en muy buenas condiciones. Pero tenemos únicamente las fotos y un molar», dijo a Semanario Tiempo.
El arqueólogo, quien se encontraba en Chile, también visitó el lugar donde se encontraron los restos de este herbívoro en la localidad de Las Rojas en agosto de 1989. Allí pudo confirmar la importancia de este hallazgo.
«Años después conseguimos unos fondos del National Geographic, entonces pudimos venir con otros especialistas expertos en trabajos del paleondio y fauna extinguida, hicimos una prospección de superficie, pero desgraciadamente en esa época hubo cambios en el Consejo de Monumentos Nacionales, ya no estaba Gonzalo Ampuerto como director del museo y con Marko Biskupovic, tratamos de obtener los permiso pero no hubo caso y del consejo se opuso y nunca supimos por qué. Sin los permisos no podíamos excavar. Nosotros hicimos una prospección somera con esta gente», afirmó.
Mario Rivera asegura que este tipo de evidencia permite conocer más antecedentes sobre el poblamiento de América y esta zona de la Región de Coquimbo. «Todos estos restos de fauna extinguida son importantes, sobre todo por la época en la que aparecen, alrededor del 10 u 11 mil antes de Cristo. La hipótesis que manejamos es que debieran estar asociada a industria humana o la presencia del hombre en esta zona, y son parte de todo este eslabón que probablemente recorrió las primera oleadas de hombre que poblaron América de norte a sur, desde el continente Norteamericano, desde Siberia, cruzando por el estrecho de Bering hacia el sur. De tal manera que todos estos hallazgos son importantes porque van uniendo piezas y vamos teniendo más información sobre los primeros pobladores en América. De aquí hacia el norte los sitios son muy escasos, pero de acá en sur son frecuentes como Quereo o más al sur. Es importante para ir conociendo las características de la fauna, que esta asociada al arribo de los primeros hombres», indicó.
El especialista también aseguró que esta evidencia también está conectada con «el cambio climático, la época de la deglaciación o el termino de las grande glaciaciones, por lo que seguramente estos animales van buscando nuevos ambientes y adaptándose a nuevas condiciones y detrás de estos animales viene el hombre que es su fuente de recurso. Y con las nuevas tecnologías hay distintas formas de estudiar estos restos, antiguamente sólo era breves descripciones nada más, hoy son análisis mucho más completo que incluye ADN».

Compártenos en las redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *